COMO CUIDAR A TU AMIGO FIEL

20 julio, 2022
Publicado por: Cristian Chirre

Si llegaste aquí es porque eres nuestro amigo.

Hoy en el día del amigo decidimos dejarte este regalito, para que cuides a ese amigo fiel que te lleva a todos lados 😉
Ya sea que tu amigo fiel sea un 0km o Usado no está demás darle unos mimos de vez en cuando.

Te dejamos 5 consejos para tratar adecuadamente a tu amigo.

Todos los vehículos requieren cierto cuidado al andar a diario con ellos, tanto en vehículos nuevos como en un usados. Por suerte muchas de sus reparaciones o mantenimientos son fáciles de realizar con la ayuda de algunas herramientas básicas.

1) Conduce de forma suave

La salud y la resistencia física de tu automóvil no es la misma que cuando era nuevo. Algunos componentes mecánicos o piezas pueden desgastarse desarrollado holguras y los miles de cambios de temperatura endurecen los plásticos y componentes de goma, haciéndolos frágiles. En el caso de que tu automóvil sea viejo tené en cuenta que el coche no fue desarrollado con las tolerancias micrométricas de un coche moderno, ni fue sometido a pruebas de durabilidad y resistencia tan exhaustivas. Un sobreesfuerzo innecesario, como un buen rato circulando a alta velocidad o una conducción agresiva, puede provocar una rotura en tu coche.

Para evitar este tipo de imprevistos, es recomendable tratar con suavidad al coche. Esperar un minuto con el motor arrancado antes de iniciar la marcha. Evita circular por zonas demasiado bacheadas, o hazlo con cuidado si no te queda otra opción. Piensa en los consejos que te damos para tratar adecuadamente embrague o suspensiones.

2) Cambios de aceite y mantenimiento

El motor y sus componentes internos desarrollan ligeras holguras con el paso de los kilómetros, haciendo que la lubricación tenga un papel clave en su buen funcionamiento. Asegúrate de que tu vehículo usa el aceite que le corresponde, dentro de las especificaciones que el fabricante recomienda. Tampoco olvides que tiene otros fluidos y filtros que merecen tu atención. Cambia los filtros de aire y combustible cuando el fabricante lo especifica. No olvides comprobar el nivel del refrigerante y líquido de frenos.

3) Vigila el nivel y consumo de aceite

Es normal que un motor con el paso de los años consuma algo de aceite. Pocas cosas hay peores para un motor que circular con un nivel insuficiente de aceite. Recuerda comprobar el nivel de aceite tras un viaje largo.

4) Escucha sus ruidos y actúa en consecuencia

Si tu vehículo tiene ya unos cuantos años no tendrá sensores que te indiquen que un neumático ha perdido presión. Tampoco te recordará cuando toca pasarle la revisión. Es por ello que es muy importante escuchar los ruidos de tu coche, además de conocerlos. Si el coche empieza a “chirriar” al arrancar en frío, no ignores el ruido: es muy posible que tu correa esté muy desgastada o su tensor esté pidiendo un cambio. Si lo ignoras, la rotura llegará, y lo hará en el momento más inoportuno.

Si ha aparecido un ruido y no sabes qué puede ser, no está demás pedir un turno en el service oficial de tu vehículo antes de que sea demasiado tarde. Tu vehículo y tu bolsillo acabarán agradeciéndolo.

Las suspensiones y el tren de rodaje de un vehículo suelen tener un desgaste el cual es mayor con el paso del tiempo, especialmente si tu vehículo es un usado.

5) Lo barato sale caro en “básicos” como neumáticos o frenos

Aunque conduzcas un “usado”, no deberías ahorrar unos pesos en básicos como cubiertas o frenos. Es más, me atrevería a decir que son aún más importantes que en un vehículo nuevo. Un usado con muchos años puede carecer de sistemas como el ESP, e incluso podría carecer de ABS. Si a ello le sumamos un tren de rodaje cuyos mejores días han quedado atrás, la importancia de unos buenos neumáticos pasa a ser crucial, son lo único que te une a la carretera y es imperativo que estén en perfecto estado, ni desgaste excesivo, ni mordiscos, ni bultos. Asegúrate de que las pastillas de freno tienen vida por delante, y que los discos de freno no están alabeados o demasiado gastados.


Si tenes la posibilidad, renová los amortiguadores de tu vehículo. Unos amortiguadores en mal estado alargan las distancias de frenado y desestabilizan en situaciones delicadas.

Autor:

Cristian

¡Hola! Soy Cristian Chirre tal vez me recuerden de peliculas como "intento de fotógrafo 1" y "como diseñar y ser creativo" XD. Hablando en serio soy diseñador gráfico desde el 2011 y fotógrafo desde el año 2014. Me apasiona la macro fotografía y la deportiva.

Leave a Reply