¿Sabías cómo nació el logo de Citroën?

12 septiembre, 2019
Publicado por: Luis Cazzullo

Era 1900, el siglo recién comenzaba, cuando André Citroën, un ingeniero francés, se topó con el que sería su emblema.

En Polonia, durante un viaje de negocios, a Citroën le llamó la atención un tipo de engranaje, tallado en madera. Dos pequeños artefactos, similares a una herradura. Mientras veía sus precisos, silenciosos y dinámicos movimientos, al ingeniero se le ocurrió la que sería la idea de su vida.

Sin pensarlo dos veces, compró la patente de los dos chevrones y lo llevó a Francia. Modificó un poco sus materiales: cambió la madera por acero y comenzó una producción masiva.

El negocio de la fabricación de chevrones fue la primera aventura industrial de Citroën. Y fue todo un éxito.

Cuando la paz llegó a Europa, en 1919, Citroën decide dar un vuelco total a su negocio. Cambió la producción industrial de chevrones por la fabricación de automóviles. Pero no se olvidó del invento que o hizo conocido.

El ingeniero francés tomó los chevrones, los pintó de azul con bordes amarillos y lanzó el primer logo de la centenaria empresa automovilística que lleva su nombre. Fue presentado junto con su primer auto: Citroën Type A.

Desde entonces, los chevrones se hicieron más robustos y modificaron su color. Pero, mantienen ese espíritu que su fundador le legó.

Autor:

Luis Cazzullo

Licenciado en Comunicación Social. Soy Community Manager y Gestor de E-commerce en Fortunato Fortino.