Argentina y Brasil apuraron un nuevo acuerdo automotor

8 septiembre, 2019
Publicado por: Germán Piscitelli

Ante un posible cambio de Gobierno, el acuerdo se aceleran los acuerdos

El actual régimen de intercambio automotor con Brasil tenía vigencia hasta julio de 2020. Sin embargo, el presidente brasileño Jair Bolsonaro y el argentino Mauricio Macri firmarán hoy un nuevo acuerdo de comercio de autos entre los dos países. ¿El motivo de la firma anticipada? La posibilidad de un triunfo de Alberto Fernández en las elecciones argentinas de octubre, quien ya tuvo enfrentamientos con Bolsonaro sobre el futuro del Mercosur.

Según anticipan hoy los diarios La Nación y Ámbito Financiero, el nuevo acuerdo postergará una vez más el libre intercambio automotor. Brasil ya firmó un convenio de este tipo con México y su intención era hacer lo mismo con la Argentina. Pero, ante la posibilidad de una derrota de Macri, se decidió firmar un documento más conservador: seguirá el intercambio regulado por un “flex”.

Ese coeficiente establece que, en la actualidad, pueden ingresar 1,5 dólares brasileños en autos a la Argentina por cada dólar argentino en autos que se envía a Brasil. El nuevo “flex” aumentará de manera paulatina hasta 3 a 1 en el transcurso de los próximos 10 años.

Un acuerdo de libre intercambio, como el que firmaron Brasil y México, abrió la competencia entre esos dos países, sin restricciones de flex. Sin embargo, la industria automotriz argentina es mucho más débil que la mexicana. Las terminales argentinas pidieron protección: aseguran que la liberación completa de barreras aduaneras significaría un aluvión de autos brasileños y el fin de la industria local.

El alivio en las marcas fue doble: también habrá un perdón para aquellas que importaron más autos brasileños de lo permitido y se exponían a una multa del Gobierno argentino.

Los periodistas Horacio Alonso (Ámbito) y Francisco Jueguen (La Nación) explican los detalles en estas dos notas.

Nota del diario La Nación
La Argentina y Brasil cierran un nuevo acuerdo automotor

Por Francisco Jueguen

Con el objetivo de dar previsibilidad a las empresas en ambos lados de la frontera, la Argentina y Brasil cerrarán mañana un nuevo acuerdo bilateral con el objetivo primordial de sentar las bases para la administración del comercio de automóviles entre ambos países.

El ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica, viajará mañana a Río de Janeiro para anunciar el nuevo acuerdo junto al ministro de Economía de Brasil, Paulo Guedes. La conferencia de prensa conjunta, informaron fuentes oficiales a La Nación, está prevista para las 15.30.

Consultados por este medio, tanto en la cartera que conduce Sica como entre las terminales que producen en el país reinaba el silencio y la expectativa sobre los detalles del acuerdo.

“Brasil interesado en cerrar el acuerdo con este Gobierno. Por eso venían trabajando con fuerza”, contaron desde una empresa. “En principio, la idea no era ir al libre comercio ya, sino renovar el actual pacto con un calendario de liberalización y algunas señales a Brasil, que estaba buscando el libre comercio ahora”, agregaron desde la firma que es fuerte acá y en Brasil.

En esa misma compañía indicaban que la industria, por lo menos la argentina, buscaba un acuerdo que diera previsibilidad, ya que una inversión en el sector tiene un ciclo de implementación de, por lo menos, unos ocho años.

Terminado el mismo, comenzaría a regir el libre comercio. Pese a que había todavía tiempo de negociación, los resultados de las PASO fueron un buen incentivo para que ambos gobiernos aceleraran las tratativas y cerraran un nuevo Pacto Automotor Común (PAC) que diera previsibilidad.

Hoy rige un coeficiente de desvío -en la jerga, un flex- de 1,5 (por cada dólar exportado puede importarse US$1,5 sin arancel). En ese entonces, se definió además que “de cumplirse las condiciones para profundizar la integración productiva y el desarrollo equilibrado de las estructuras productivas y el comercio de ambos países”, el flex podría aumentar a 1,7 entre el 1 de julio 2019 y el 30 de de junio de 2020 tras un acuerdo entre las partes.

La llegada de Jair Bolsonaro a la presidencia de Brasil aceleró la decisión brasileña de cerrar acuerdos de libre comercio con el mundo. Un caso testigo fue el acuerdo Unión Europea (UE) Mercosur. Incluso, se trabaja en la posibilidad de bajar el arancel común en el Mercosur.

Cerca de Bolsonaro buscaban acelerar el libre comercio automotor y autopartista entre la Argentina y Brasil, decisión que no es bien vista hoy por hoy del lado argentino por el impacto que puede tener en un sector que no logró aún mejorar su competitividad.

Nota del diario La Nación
La Argentina y Brasil cierran un nuevo acuerdo automotor

Por Francisco Jueguen

Con el objetivo de dar previsibilidad a las empresas en ambos lados de la frontera, la Argentina y Brasil cerrarán mañana un nuevo acuerdo bilateral con el objetivo primordial de sentar las bases para la administración del comercio de automóviles entre ambos países.

El ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica, viajará mañana a Río de Janeiro para anunciar el nuevo acuerdo junto al ministro de Economía de Brasil, Paulo Guedes. La conferencia de prensa conjunta, informaron fuentes oficiales a La Nación, está prevista para las 15.30.

Consultados por este medio, tanto en la cartera que conduce Sica como entre las terminales que producen en el país reinaba el silencio y la expectativa sobre los detalles del acuerdo.

“Brasil interesado en cerrar el acuerdo con este Gobierno. Por eso venían trabajando con fuerza”, contaron desde una empresa. “En principio, la idea no era ir al libre comercio ya, sino renovar el actual pacto con un calendario de liberalización y algunas señales a Brasil, que estaba buscando el libre comercio ahora”, agregaron desde la firma que es fuerte acá y en Brasil.

En esa misma compañía indicaban que la industria, por lo menos la argentina, buscaba un acuerdo que diera previsibilidad, ya que una inversión en el sector tiene un ciclo de implementación de, por lo menos, unos ocho años.

Terminado el mismo, comenzaría a regir el libre comercio. Pese a que había todavía tiempo de negociación, los resultados de las PASO fueron un buen incentivo para que ambos gobiernos aceleraran las tratativas y cerraran un nuevo Pacto Automotor Común (PAC) que diera previsibilidad.

Hoy rige un coeficiente de desvío -en la jerga, un flex- de 1,5 (por cada dólar exportado puede importarse US$1,5 sin arancel). En ese entonces, se definió además que “de cumplirse las condiciones para profundizar la integración productiva y el desarrollo equilibrado de las estructuras productivas y el comercio de ambos países”, el flex podría aumentar a 1,7 entre el 1 de julio 2019 y el 30 de de junio de 2020 tras un acuerdo entre las partes.

La llegada de Jair Bolsonaro a la presidencia de Brasil aceleró la decisión brasileña de cerrar acuerdos de libre comercio con el mundo. Un caso testigo fue el acuerdo Unión Europea (UE) Mercosur. Incluso, se trabaja en la posibilidad de bajar el arancel común en el Mercosur.

Cerca de Bolsonaro buscaban acelerar el libre comercio automotor y autopartista entre la Argentina y Brasil, decisión que no es bien vista hoy por hoy del lado argentino por el impacto que puede tener en un sector que no logró aún mejorar su

Nota del diario Ámbito Financiero
Alivio para las automotrices: cierran hoy acuerdo con Brasil

Por Horacio Alonso

Después de largas y difíciles negociaciones, la Argentina y Brasil acordarían hoy la prórroga del régimen automotor que está vigente desde 2015 y vencía en junio del año próximo. El ministro de Producción, Dante Sica, y su par brasileño, Paulo Guedes, harán el anuncio en una conferencia de prensa que se llevará a cabo esta tarde en el país vecino.

De esta manera se pone fin a un período de incertidumbre en el sector, agravado por la tensa relación del presidente Jair Bolsonaro y el candidato del Frente de Todos, Alberto Fernández, que tiene altas posibilidades de comandar el país los próximos cuatro años.

Según pudo saber Ámbito Financiero -si no hay cambios de último momento por parte del Gobierno brasileño-, el acuerdo se extendería por 10 años, pasaría de 1,5 a 3 el coeficiente de intercambio comercial entre los dos países creciendo paulatinamente cada dos años, y habría un waiver para las empresas que no lleguen a cumplir con el equilibrio comercial exigido hasta el 2020. El “perdón” que recibirían las empresas evitaría que paguen multas.

Las terminales locales estaban en vilo por las consecuencias que podría tener en el sector que este acuerdo no se alcanzara con las actuales autoridades locales y debiera ser negociado por un posible Gobierno kirchnerista, en medio del cruce de insultos y acusaciones. En agosto pasado, este diario informó sobre la presión de las terminales locales para acelerar las negociaciones. Hay que recordar que el 70% de la producción local de autos tiene como destino al socio principal del Mercosur. La prórroga era esperada por el sector debido a que, en caso contrario, comenzaría a regir el libre comercio a partir de junio próximo, algo para lo que la Argentina no está preparada.

Actualmente hay un acuerdo de 5 años que rige hasta julio del año próximo. Define el intercambio comercial entre los dos países mediante un coeficiente que regula las exportaciones e importaciones. Se denomina Flex y, hoy, establece que por cada dólar que se exporta se puede importar, sin arancel, por u$s1,5. En junio pasado venció la primera parte de este acuerdo que preveía, para el último año, la posibilidad de revisión. La idea original era discutir si ese coeficiente se subía a 1,7 hasta 2020 con una prórroga por tres años más del actual esquema para postergar la entrada del libre comercio. La Argentina es menos competitiva que Brasil y tiene un mercado más chico, lo que provocaría, en estas condiciones, la migración de automotrices y autopartistas hacia el país vecino.

La incertidumbre actual, sumada a la tensión entre Bolsonaro y Fernández, generaba complicaciones. Las terminales locales no querían llegar a julio próximo con una situación sin definición debido a que del futuro de ese acuerdo dependen los planes de producción e inversiones para los próximos años. A esto se suma que Brasil está planteando una política de mayor apertura comercial con la amenaza de abandonar el Mercosur en caso de que un Gobierno kirchnerista plantee una política más proteccionista. Un dato: Brasil acordó el libre comercio con México. Esta es una señal de la dirección que está tomando.

competitividad.

Leave a Reply